Se amplía el plazo para acogerse al nuevo sistema de IVA de criterio de caja. - Grupo Mosan Abogados - Asesoría, Gestoría y Administración de Fincas
2504
post-template-default,single,single-post,postid-2504,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

Se amplía el plazo para acogerse al nuevo sistema de IVA de criterio de caja.

Se amplía el plazo para acogerse al nuevo sistema de IVA de criterio de caja.

El Gobierno ha ampliado el plazo para que pymes y autónomos puedan acogerse al nuevo sistema del IVA de caja hasta marzo. En el BOE del 30 de diciembre ha sido publicado el Real Decreto 1042/2013 por el que se aprueba la ampliación hasta el día 31 de Marzo de 2014.

Las patronales alertaban de que la mayoría de los autónomos no se habían enterado de que el plazo finalizaba el 31 de diciembre. El desconocimiento del plazo que alegan los portavoces de los autónomos, unido a las presiones que están recibiendo de las grandes empresas de que si entran en el sistema no volverán a contratar con ellos llevan a concluir que muy pocos se han acogido al nuevo modelo hasta ahora, una de las razones que puede haber llevado a Hacienda a decidir extender el plazo. El IVA de caja es la medida estrella de la Ley de Emprendedores, en vigor desde septiembre.

Las grandes empresas están trasladando a pymes y autónomos que dejarán de ser sus clientes si se acogen al IVA de caja. El nuevo modelo establece que las pymes y autónomos que facturen menos de dos millones al año que decidan entrar en el IVA de caja no deberán ingresar el impuesto en Hacienda hasta que cobren, por lo que las grandes empresas con las que trabajan no se podrán deducir el IVA hasta que no hayan pagado.

Ahora, las pymes abonan el impuesto cuando se emite la factura, sin haberlo cobrado y a veces sin perspectivas de hacerlo, lo que lleva a muchas a la liquidación. Por este motivo, dado que las grandes compañías mantienen de forma generalizada unos dilatados plazos de pago –algunas del Ibex lo hacen a más de 200 días– y tienen su pagos protocolizados, están transmitiendo a sus proveedores que si se meten en el sistema, no trabajarán más con ellos. Además, entrar en el nuevo régimen, que los asesores fiscales consideran “complejo”, implica costes de adaptación y trámites añadidos en los libros de registro.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Powered by WishList Member - Membership Software
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Elija si acepta o rechaza el archivo de cookies basado en su navegación.    Ver
Privacidad